?

Log in

No account? Create an account
MILK HOUSE [entries|archive|friends|userinfo]
IKER

Estadisticas

[ website | ONDA MÁS ]
[ userinfo | livejournal userinfo ]
[ archive | journal archive ]

Links
[Links:| ONDA MÁS RADIO ONDA MÁS SPACE FOTO BUZZ MY YOUTUBE PÁGINA DE CINE MURCIA REGIÓN DIARIO DE LEEDS ENTREVISTAS FORO DE L-KAN ]

Elecciones fanáticas 2008 [Mar. 10th, 2008|04:17 pm]
IKER
[Tags|, , , , , , , , ]
[Estoy en... |Murcia]
[Mi estado de ánimo... |discontentdiscontent]

Ha ganado Zapatero y me alegro por él. He votado, como dije en mi post anterior, al Partido Popular. No estoy descontento con el resultado, ya que durante los próximos cuatro años, los socialistas podrán demostrar si llevan mejor el país, así como aprender de sus errores. Como dije entonces, no soy fanático de ninguna opción política, a diferencia del radical, sin cabeza y corazón, de este audio. Me preocupo por mi país, pero no soy extremista, y quizá por eso anoche dormí tranquilo. Afortunadamente queda gente coherente, que sabe callar a este tipo de gente y supieron aceptar los resultados. Espero que frases como «menudos rojos que sois, cabrones», con el tiempo desaparezcan, y «el baño de sentido común», sea más frecuente.



 
Link7 comentarios|Deja un comentario

Chiki Eurovisión [Mar. 9th, 2008|03:34 am]
IKER
[Tags|, , , , , , ]
[Estoy en... |Murcia]
[Mi estado de ánimo... |surprisedsurprised]
[Escucha mientras leas... |Rodolfo Chikilicuatre - Chiki chiki]

Hace unas horas ha tenido lugar el programa “Salvemos Eurovisión” en TVE, presentado por Raffaella Carrà. Todo el programa parecía que giraba alrededor de ella, ya que los participantes e invitados se deshacían en halagos hacia ella. Los contertulios de la noche fueron Rosa López, Boris Izaguirre, Bibiana Fernández, José Luís Uribarri y Mauro Canut. Los diálogos entre la presentadora y ellos se dilataron al extremo en una gala aburrida, salvo por la intervención de los chicos de "Muchachada Nui" y el grupo teatral “The Chanclettes”. En un post anterior apostaba por los chicos de “La Casa Azul”, que al final quedaron en tercera posición. La cara de su vocalista, Guille Milkyway, se quedó blanca, como el traje que llevaba, al observar que no ganaba. Peor aún fue el semblante de la segunda clasificada, Coral, al contemplar como Rodolfo Chikilicuatre, le arrebataba su pasaje a Belgrado. Hay que rendirse ante el producto del amigo Buenafuente, escoltado por dos sugerentes "bailarinas", una de ellas, Silvia Abril, que recordamos por ser la niña de Shrek, o la Cayetana Guillén de "Homo zapping".

Un ex – basurero representará a Reino Unido, y un pavo, en el sentido literal de la palabra, a Irlanda. Ya podemos añadir una mezcla entre Elvis y Mané, a nuestro país. Definitivamente Eurovisión se ha convertido en un refugio de productos, no de artistas.



 

LinkDeja un comentario

And my vote goes to... [Mar. 7th, 2008|10:27 pm]
IKER
[Tags|, , , , , ]
[Estoy en... |Murcia]
[Mi estado de ánimo... |disappointeddisappointed]

Hace unas semanas Javier Bardem se llevó el oscar y Zp un voto por nombrarlo en uno de sus debates. La recolecta para el premio de la presidencia, ha acabado. Hoy ETA ha asesinado a un ex-concejal del partido socialista, así pues la jornada de reflexión se ha adelantado un día. Posiblemente el hecho acaecido hoy me impulse a votar, porque tras el segundo debate mantenido entre Rajoy y Zapatero no pensaba hacerlo. El motivo fue precisamente el que jugaran con los muertos entre ellos, cual pelota se tratase. Esto se demuestra en la frase del presidente a su contrincante: "¿Qué política antiterrorista prefiere usted?, la de esta legislatura con cuatro víctimas mortales o la anterior con 238". A esto le contestó Rajoy: "Usted ha ganado unas elecciones por Irak y el 11-M, y quiere volver a hacerlo", y además lo acusó de: “saltarse la Constitución, fulminar la ley de partidos, deshacer el Pacto Antiterrorista, legalizar a Batasuna, indultar a los asesinos, amordazar a las víctimas y entrometerse en Navarra".

En primer lugar, ante los 238 muertos me imagino a padres, madres, hijos, hermanos, amigos y demás personas cercanas a ellos, que se sientan identificados con ese 8. Estoy convencido de que algún padre, madre, hijo, hermano o amigo pensarán, que si no hubieran vivido de cerca un atentado, ese número se transformaría en 7. Una cifra que no desvela el número de parados, ni la subida del PIB, sino una escabrosa estadística que no debería ser usada.

En segundo lugar, volver a nombrar, por ambas partes, Irak y 11-M, es sinónimo de vivir estancado y también de mal gusto hacia las personas que lo sufrieron.

Por otra parte no se puede hablar libremente de amordazar a víctimas, ya que el espectro es muy amplio. Por tanto se merecen el respeto de no ser usadas como instrumento arrojadizo.

Hoy he escuchado un debate entre compañeros con tintes políticos cuando no se requería. Esta mañana el ambiente estaba crispado y ahora enrarecido. Sin embargo, el resorte de hoy hará que deposite mi voto, que no será en blanco, aunque ganas no me falten. En memoria de aquellos que no pudieron ejercer el voto durante el franquismo, o quizá porque es uno de los pocos derechos que se nos reserva.

No me sitúo ni en una posición ni otra, no soy apolítico porque tengo mi criterio. Me siento como un narrador omnisciente enmudecido, por no molestar a ningún bando. Mi voto será para el Partido Popular, no porque me haya convencido su programa, ni por su líder, ni nada especial. Actualmente Murcia se ha convertido en un bastión inexpugnable para socialistas, por tanto si quiero lo mejor para mi comunidad, es mejor que la Administración Central esté en concordancia con la regional. Quizá no tenga lógica o ninguna mi razonamiento, pero de lo único que estoy convencido, es de que me cada vez más, me repugna la hipocresía.

LinkDeja un comentario

Eurovisión azul [Feb. 19th, 2008|11:43 pm]
IKER
[Tags|, , , , , , ]
[Estoy en... |Murcia]
[Mi estado de ánimo... |optimisticoptimistic]
[Escucha mientras leas... |La casa azul - La revolución sexual]

Guille Milkyway, autor de éxitos como “Amo a Laura”, es el responsable de La Casa Azul. Todos los pronósticos apuntan a que su tema “La revolución sexual”, será quien represente a España este 2008 en el Festival de Eurovisión de Belgrado.

Un certamen, alabado por pocos y denostado por muchos, pero que ineludiblemente ha impregnado nuestra cultura. Por el contrario, la mayor parte de los británicos destestan esta celebración.

Hay autores estúpidos, sin experiencia alguna, en la selección de canciones de este año, impulsado por myspace. Las votaciones finalizan el 25 de febrero, esperemos que entonces los organizadores sepan filtrar aquellos temas irrelevantes y ridículos. La culpa se debe entre otros, al amigo Buenafuente, que con su mente “tan despierta”, ha ridiculizado el trabajo de muchos artistas al impulsar a un tal Chikilicuatre para que gane la preselección. Desafortunadamente el resto de autores no disponen de la publicidad que pueda otorgar La Sexta. Si Andreu fuera medianamente inteligente, lo que haría es dar cabida en su programa a esos autores que se lo curran, y no a un patán.

Aunque mis votos sean para mis Lkan, aún quedan seis días para votar a Virginia, Sergio, Clara, Oscar, y David a la cabeza. Ellos tendrán la responsabilidad de cambiar la mentalidad de los que esperamos algo diferente este año. Para gustos colores, habrá a quien le guste más la tendencia rock, heavy, punk…, pero hay que reconocer que el tema es pegadizo, y es lo que cuenta en este tipo de concursos. Posiblemente no tenga todas las papeletas de ganar, pero al menos de no dejarnos en última posición.




 

LinkDeja un comentario

Retratos III: La Reina Fabiola de Bélgica [Feb. 8th, 2008|02:52 pm]
IKER
[Tags|]
[Estoy en... |Murcia]
[Mi estado de ánimo... |complacentcomplacent]
[Escucha mientras leas... |La Brabançonne - Charles Rogier]

Fabiola Fernanda María de las Victorias Antonia Adelaida de Mora y Aragón, es el nombre completo de la Reina Fabiola de Bélgica. Durante mi pasada visita a Bruselas, hace unos meses, cuando fui a visitar a mi hermana, que reside en Ixelles, pude pasar cerca del Palacio Real donde creí que Fabiola habitaba. Al poco tiempo me enteré de que no era así. De este modo recabé información sobre su vida y despertó mi interés por ella.
De la poca información que circula, he encontrado artículos como uno del magazín de “El Mundo”, donde relata parte de sus últimos años. También tuvimos el placer de tenerla hace unos meses en Murcia, con motivo de la exposición con motivo del III Centenario del nacimiento del escultor Francisco Salzillo. Del mismo modo, he podido saber de años atrás acerca de su pasión por la escritura, sus publicaciones en revistas como “Tin, Tan”, o libros como “Los doce cuentos maravillosos”, con el reconocimiento de “Los nenúfares indios”. Asimismo ha quedado patente su generosidad, cuando trabajaba para los pobres y repartía alimentos con su coche. Más reciente el ejemplo de la donación de cuadros a la Fundación Carlos de Amberes de Madrid. También su vitalidad y profesionalidad cuando ejerció como enfermera en el hospital militar Gómez Ulla. No menos destacable la entereza con la que ha sabido encauzar todos sus años de reinado. La sonrisa que traslada allí por donde va, unida a la elegancia de la que siempre ha hecho gala. Hasta un asteroide tiene el nombre de Fabiola en su honor.

Le une mucho a España, desde la calle Zurbano en Madrid hasta Zarautz, San Sebastián, su casa de Motril y otros muchos sitios. Algunos periodistas españoles se preguntan, ¿por qué Fabiola no vuelve a España?, no sabemos ni hace declaraciones acerca de esto. A mi modo de ver ella sigue siendo la Reine Fabiola de los Belgas, y aunque haya cambiado su tratamiento, se debe a ellos, y en conclusión debe permanecer allí ante toda adversidad.

Hace unos meses recibí respuesta de Fabiola a una carta que le escribí. Realmente me costó bastante saber cual es su nueva residencia y finalmente acerté. El Consejero de la Reina, Thierry Janssens de Bisthoven, me transmitió el agradecimiento, al que yo correspondo con este post, gracias.



Photobucket

Photobucket 

LinkDeja un comentario

Juan Manuel de Prada y ¿cómo se escribe una novela? [Jan. 26th, 2008|06:55 pm]
IKER
[Tags|, , , , , ]
[Estoy en... |Murcia]
[Mi estado de ánimo... |contemplativecontemplative]

Hoy mientras hacía limpieza en mi ordenador, vi la transcripción de la conferencia que ofreció el 10 de enero Juan Manuel de Prada en el aula de la CAM en Murcia. El título: "¿Cómo se escribe una novela?", por tanto desde su experiencia personal y nos desgranó aspectos de su último libro, "El séptimo velo". 
Le he dado forma a este documento para que sea legible, y de algún modo disfruteis de una de las mejores conferencias a las que he asistido.

 

 

El titulo de mi intervención es difuso. No existen métodos para escribir novelas, cada uno tiene el suyo. No se trata de un método sino de una manera de sacar adelante la vocación. No se escribe igual un cuento, que una poesía o una novela.

El proceso de escritura es vital, donde uno deja lo mejor de lo que tiene. El acto creativo es un acto de donación en el que uno pone sobre el papel aquella parte de sí sobre el que la gente no conoce. En un libro un escritor deja lo más sincero de sí mismo.  Empecé escribiendo poesía ligadas a fracasos amorosos, en toda vocación literaria uno al principio la usa como desahogo o expansión necesaria de ánimo. Entonces uno empieza a preguntarse si uno podría llegar a ser un escritor. A partir de los 16 años comencé a abandonar la poesía, escribí muchos cuentos y surgió el gusanillo de la novela. No pienso que la novela sea el gran género literario, pero por su especial naturaleza requiere en el escritor unas dotes, conocimiento de la vida y del alma humana. La novela es un intento de captar la vida en su infinita complejidad. Un buen novelista necesita un poso vital que debe transmitir a su obra.

En la juventud, la capacidad de deslumbramiento ante el mundo es mucho mayor que en la madurez. Es poco probable que existan novelistas jóvenes, las novelas es el nacimiento del poso que la experiencia vital va dejando. No es necesario haber viajado mucho o tener muchas amantes. Por ejemplo, Julio Verne nunca salió de su pueblo, sin embargo dio la vuelta al mundo y viajó al centro de la tierra.

Más allá de la experiencia física es necesaria una experiencia interior, es preciso haber vivido y extraer el perfume, que una vez que se ha sometido a un proceso receptivo, se convierte en materia prima de la novela.

No hago autobiografía física en mis novelas, nunca he estado en la Francia ocupada ni ha pertenecido a la resistencia, se tratan de aspectos de mi última novela “El séptimo velo”.

He pasado cosas que padecen mis personajes, todo escritor hace una autobiografía espiritual que transmite al lector impresión de sinceridad. Sentir que aquello es algo que de forma interior ha vivido. Si eso conmueve al lector se produce esa magia, transferencia entre el escritor y él.

Mis mejores novelas están por llegar, no soy joven, tendemos a llamar joven a cualquier cosa, vivimos en una sociedad que se aferra desesperadamente a la juventud y quiere preservarla a toda costa. Los mejores novelistas entre los 40 y 60 años escriben sus mejores novelas. Tiene que ver con que la mirada sobre la realidad del novelista recapitula, se abastece de todas aquellas vivencias que le han acompañado a lo largo de los años. Que luego el escritor pasa por el alambique de la introspección y luego lo vuelca en sus libros.

 

No existen fórmulas para escribir, hay escritores que se ponen sobre el papel  e improvisan. Hay otros que rumian las novelas y necesitan darle vueltas, y tan solo empiezan a escribir cuando saben línea a línea la historia que van a contar.

Yo tengo mi fórmula, con el paso del tiempo a medida que se adquiere el oficio y habilidad escribir una novela, me cuesta más. La razón es que porque uno adquiere con el tiempo una mayor conciencia de trabajo y responsabilidad. Cuando era joven me atrevía a escribir sin juicio crítico, a medida que pasa el tiempo ese enjuiciamiento me obliga a meditar más.

Soy un escritor rápido y lento en la gestación del libro. Ernest Hemingway decía, «Un buen cuento es como un iceberg, solo hay una quinta parte que queda plasmada sobre el papel, hay otras cuartas quintas partes que el lector no ve y puede intuir que existen». En eludir esas cuatro partes está el arte del buen escritor, y en descubrirlas la sagacidad del escritor. Cuando el escritor se decide a pergeñar la historia que le ronda, es la quinta parte que asoma. Las otras cuatro partes no son de formación rápida, pueden llevar meses, años o toda la vida. Quizá en esa novela se pueda poner todo el conocimiento de una vida, como por ejemplo “El Gatopardo” de Lampedusa.

La gestación de la novela puede comenzar con un chispazo. Normalmente algo pequeño suele poner en marcha los mecanismos de la imaginación. Por ejemplo, en mi último libro “El séptimo velo”, es la historia de un hombre que a una edad avanzada, cincuenta años, descubre que la persona que era su padre no lo es. Esto le empuja a reconstruir la vida de su padre, un francés que combatió durante la II Guerra Mundial en la Resistencia de Francia. Ese primer chispazo surgió de una noticia en la prensa hace diez años. Trataba también de un hombre maduro que a raíz de la muerte del padre, había litigado una herencia con sus hermanos. En el transcurso de esa disputa descubre que su padre no lo era y esto le causó una gran desazón. Le dejaba un hueco en su vida que necesitaba llenar. Esto me pareció una premisa estupenda para escribir una novela.

Un fiscal me reveló que es mucha la gente en los últimos tiempos, a raíz de los avances en genética, que descubren estos engaños. Esto me pareció algo atractivo como premisa novelesca y definitorio del desasosiego de nuestro tiempo. Hoy día vivimos en una sociedad más desestructurada en el que nuestro sentido de pertenencia a una tradición social, religiosa…, es mucho más evanescente que podían tener sociedades anteriores. La búsqueda del padre es una gran metáfora de lo que ocurre en nuestro tiempo. La idea quedó ahí y no sabía que forma darle.

Los chispazos originarios me han sido deparados muchos años antes de escribir las novelas. Por ejemplo, en el libro “La tempestad”,  su título es un cuadro sin tema en una época en la que todos tenían algún sentido y ese cuadro no tenía tema.  Me subyugó y busqué informaciones acerca de él, sobre lo que podría significar. Tras la adolescencia viajé a Venecia para verlo y me fue deparada la historia que quería contar y terminé escribiéndola. En toda novela hay un catalizador que no ha mostrado sus efectos hasta años después.

 

Hubo un tiempo en que me obsesionó con la II Guerra Mundial, un acontecimiento de importancia humana porque fue el momento en el que el progreso de las ciencias, arte militar y metalurgia de todo se volcó en la guerra de forma desaforada. Me interesó saber como el hombre puede afrontar algo así.

La historia siempre la cuenta los vencedores, y la mentalidad en la que ellos se atrincheran siendo conscientes de que hay ángulos oscuros. Uno de ellos fue en Francia durante los años de la ocupación. No había grandes estudios sobre la II Guerra Mundial en Francia, existía una visión mitificada de la Resistencia y de la actitud del pueblo francés. Aún no pensaba en la novela.

También había otro motivo de reflexión, siempre he sido gran amante de la cultura francesa, la mejor literatura en términos globales. En el afán simplificador de Borges dijo que: «Todas las literaturas se pueden resumir en un nombre: Dante, Cervantes Shakespeare…, pero aplicado a Francia no: Víctor Hugo, Baudelaire, Proust, Balzac…»

La literatura francesa fue la gran literatura, y coincidiendo con la II Guerra Mundial ya no se puede considerar a la misma altura, hay un proceso de decadencia en las artes. La decadencia artística tiene que ver con la decadencia social, por eso occidente hoy día no ofrece grandes obras. El progreso material ha matado el espíritu, al nacer del espíritu el arte la creación es menor poderosa.

Pensé en fundir la historia del padre, combatiente de la historia francesa y hablar sobre Francia. Narrar esa época encarnizada y fascinadora con el horror de aquellos años  del pasado.

Entonces pasé a la siguiente fase, la de documentación, sumamente importante. No es necesario leer tres mil libros para escribir una novela, pero uno debe sentirse a gusto para no titubear al escribir. Uno entonces ya puede alterar circunstancias. La labor de documentación  de “El séptimo velo” fue laboriosa, porque recrear una época remota es complicado. Al escribir sobre los primeros cristianos no hay problema, porque se puede despachar con decir que uno llevaba una túnica o una toga. Sin embargo si se habla de 1943 no es lo mismo. Por ejemplo en “El Códico Da Vinci”, al principio hablaba que el malo es un monje del Opus. Evidentemente no se documentó, en el Opus no hay monjes, por tanto dejé de leerlo.

En mi caso, me documenté de la “Operación Barbarroja” y otros acontecimientos menores. Por ejemplo, cuando era el toque de queda en el 42, cuando se cortaba el fluido de gas o cuanto valía en el mercado negro una libra de chocolate. Son minucias que a una novela le da sentid. También se te exige hablar con gente de aquella época y leer muchos libros.

No existe ningún gran libro de historia sobre la ocupación de Francia, solo de memorias y aspectos parciales sobre aquella época. Tenía una visión mitificada de la resistencia del país que resiste con uñas y dientes al invasor. Luego empecé a leer libros y  descubrí que era distinto y cambió mi concepción sobre la novela. Es algo interesante en el proceso,  la idea del escritor no es una idea solidificada sino cambiante. En este caso quería escribir una novela épica y terminé haciendo una novela que cuestiona la épica. Deseaba hacer una novela sobre héroes, y acabé escribiendo una novela en la que  presuntos héroes son tan crueles como los villanos, o heroísmo y villanía solo depende de la perspectiva que la miremos.

Del mismo modo, descubrí que la sociedad francesa colaboró con la ocupación y había pocos resistentes. Durante año y medio no hubo ningún acto ni protesta contra la ocupación. Cuando hubo un atentado en diciembre del 41, no fue por el sometimiento del invasor, sino porque Hitler había atacado a la unión soviética y los comunistas franceses, que hasta ese momento habían colaborado con la ocupación. A partir de ese momento deciden protestar. Los comunistas franceses luchaban por su ideología y no por el país, era comunismo frente a nazismo.

Estos descubrimientos te cambian el concepto de la historia, y al hacerlo, te obliga a que tus personajes sean menos esquemáticos de lo que habías pensado previamente.

En el caso de mi novela, el protagonista, que iba a ser un héroe patriótico de la resistencia francesa, se convirtió en un héroe atribulado, que es consciente de que la causa a la que sirve es discutible. Cuando mata a un soldado alemán no ve a un enemigo sino a una persona. Es un héroe que se da cuenta que en sus acciones presuntamente heroicas quizá está siendo tan desalmado como sus enemigos.

Después de documentar un libro se debe pasar a la construcción de los personajes. Con frecuencia los escritores decimos, haciéndonos los interesantes, que los personajes se nos revelan. Esto no es enteramente cierto. Lo que ocurre es que cuando uno se zambulle en la escritura de su libro, necesita  que sus personajes sean cada vez más verdaderos. Lo mismo que las personas en las relaciones con los seres queridos, siempre tenemos un componente imprevisible. Si queremos que nuestros personajes transmitan una impresión de verdad, también van a estar sometidos a estos cambios en los afectos, pasiones y visión del mundo que vivimos los seres de carne y hueso.

Uno no puede partir con ideas premeditadas de los personajes, la propia lógica interna de la novela y los acontecimientos, hacen que los personajes naturalmente reaccionen de diversas maneras, y aquello que viven los cambien. Nosotros no somos hoy iguales que el día que murió nuestra madre, que nuestra mujer o marido nos abandonó, o que el día que descubrimos que nuestro amigo nos traicionaba, todas estas cosas nos han cambiado. Cuando uno planifica su novela no es capaz de prever todos esos cambios que se van a producir en sus personajes, ni los cambios naturales que el paso del tiempo introduce en nosotros. Cuando se zambulle en la novela el autor, es cuando le son revelados esos cambios de un modo más nítido. La grandeza del escritor consiste precisamente en hacer  personajes lo suficientemente complejos para que el lector, mientras está leyendo el libro, perciba que ellos, como los seres de carne y hueso, cambian. Una persona no es la misma a los 18 que a los 25, ni a los 25 que a los 40. Esto forma parte de la habilidad del escritor, y solo se logra cuando llega a conseguir que esas criaturas fantasmales cobren carne y sean personas ciertas. Es una convivencia, del mismo modo que solo llegamos a conocer a nuestros amigos a base de tratarlos, o a nuestra mujer o marido a base de convivir, el escritor tiene también que convivir con esos personajes. Encerrarse en una habitación con ellos a solas y día tras día ver como evolucionan, es un proceso que puede llevar mucho tiempo.

 

Hay escritores que necesitan más pasos, pero por último en mi caso, necesito elegir la voz narradora. Es importante porque es la que va a dar forma al mundo que vamos a contar. Existe el narrador clásico, el omnisciente, que tiene un control absoluto de toda la historia, alguien que se sube a una atalaya y desde ahí da una visión del paisaje. Un diablo cojuelo que es capaz de levantar los tejados de las casas y descubrir todo lo que se cocina en cada una. 

A mí siempre me ha gustado más narrar mis historias desde una perspectiva, un personaje que haya vivido la historia que cuenta. Para mi el perspectivismo hace más atractiva una novela. Por ejemplo, seguro que siempre han tenido ustedes dos amigos que se han peleado y cada uno tiene una distinta versión de la discusión. Una novela es igual. Dependiendo de quien nos la cuente, lo va a hacer desde su conveniencia, forma de ser, tradición cultural, creencias, preferencias…, por eso es importante elegir la voz narradora. Va a ser la que actúe como amalgamante de todas las peripecias que se van a narrar. La elección del narrador y su voz, si va a ser una persona indolente o con ímpetu, enamoradiza o retraida…, todo eso va a marcar el tono de la novela. Su elección condiciona incluso la atmósfera. Una voz narradora pesimista puede ambientar una novela con un decorado gótico o tenebrista. Si por el contrario es optimista, la atmósfera será solar porque todo estará visto a través de sus ojos.

 

En “El séptimo velo” me planteé una dificultad adicional, porque quería que fuera algo intermedio entre el narrador omnisciente y el narrador con perspectiva, propio de mis novelas anteriores. Ideé una estructura principal, en la cual el narrador principal era el hijo que descubre que su padre no es su padre, eso le va a llevar a estar en contacto con tres personas que le narran aspectos de su padre. Esas tres personas, cuentan esos aspectos en una falsa tercera persona. No es un narrador omnisciente quien lo cuenta, se cuenta desde la perspectiva de quien le ha facilitado al narrador ese conocimiento. Por tanto la novela juega con la credulidad del lector, es una historia en la que faltan piezas y que se completan a medida que avance en esas tres historias. En realidad son historias contadas desde la perspectiva de esos tres personajes.

 

Una vez que tengo un punto de partida, me pongo a escribir. Me salto un paso que algunos escritores lo hacen, que es hilvanar mentalmente el argumento de la novela. Yo no lo hago, me lanzo a escribir sin tener claro el argumento, confío en que la propia dinámica de la escritura me va a revelar lo que hay a continuación.

Calvino dijo que existen dos tipos de escritores, los que trabajan con brújula y con mapa. El primero es mi caso, un escritor que tiene un claro punto de partida e intuye brumosamente el destino final. Sin embargo el itinerario entre esos dos puntos es incierto, solo lo depara la propia marcha. El de mapa sabe el itinerario exactamente, lo tiene todo calculado, e incluso anotado, Muchos escritores tienen verdaderamente anotadas precisiones concretas y diálogos, sabiendo lo que deben narrar en todos los capítulos de su historia. Yo escribo con brújula porque saber lo que voy a escribir me aburre mucho, la escritura para mi es un descubrimiento constante de las posibilidades de mi imaginación. A medida de que me aproximo al final de mi novela me aburro de escribir y me tengo que parar para hacer un esfuerzo. Yo cuando disfruto en una novela es cuando avanzo a tientas. Cada día escribir para mi se convierte en ponerme a prueba mi imaginación, y ser coherente con la historia que estoy contando. Esto me ha llevado a situaciones curiosas. Cuando escribí  “La tempestad”, en un momento determinado llegué a un callejón sin salida. El protagonista había dormido en un hostal, esa noche había presenciado un asesinato y por la mañana es interrogado en la comisaría de la policía. Mientras era interrogado visita la comisaría el director del museo que lo había invitado a Venecia a ver el cuadro de “La Tempestad”. El director lo invita a dormir y a que se quede en su casa, sin embargo el protagonista tenía sus pertenencias en el hostal. El protagonista se dirige a recoger sus pertenencias al hostal. Yo que era un escritor primerizo, me puse a contar una situación absurda, el trayecto, no tenía ningún sentido narrativo. Justo en el momento que estaba perdido, de repente se me ocurrió una cosa que marcó totalmente la estructura de la novela. Cuando llega el protagonista al hostal, sorprende una conversación entre la dueña de la pensión y el comisario de policía. Eran amantes y estaban hablando clandestinamente de que la persona que había muerto la noche anterior, había dormido también esa noche en el hostal. También que había dejado su maleta, y esa maleta fue esencial en el desarrollo de la novela. Eso se me ocurrió justo en ese momento, me lo dilucidó la propia novela. La propia lógica interna de la novela, hace que mientras la vas escribiendo se te vayan dilucidando aspectos que al principio no eres capaz de sospechar.

 

La escritura propiamente dicha me lleva mucho menos tiempo que todo este proceso, esa parte de la vida invisible de la escritura. Desde el momento que me decido a escribir necesito rodearme de un rito maniático. El oficio del escritor es tan evanescente que cualquier alteración lo reduce a añicos. Un escritor no tiene jefe, horarios ni compañeros con quien pueda compartir sus vacilaciones. Es un trabajo de absoluta soledad y sin fiscalizar por nadie. Su gran riesgo es la vagancia. El narrador no puede recurrir a la inspiración, quizá solo el poeta que es el que convive con lo sublime, si lo hace el narrador va a ser incapaz de escribir una novela. Escribir una novela es un ejercicio de constancia, disciplina y renuncia diaria. Para eso el escritor debe revestir su tarea de una serie de simulacros, que hace pensar que su trabajo es más sólido de lo que realmente es. A mi me gusta rodearme de muchos ritos que convierten mi labor en algo constante. Escribo siempre por la mañana a mano, en ayunas y sobre papel usado. Esto último nació en mí por un prurito ecologista y se convirtió en una manía. De manera que no puedo escribir en papel nuevo, el pape usado se ha convertido para mi en una chispa que pone en funciónamiento el motor de combustión de la estructura. Siempre tengo que escribir mis novelas en mi casa, rodeado de mis libros, con la mesa a la altura que mis vértebras están acostumbradas y con el culo pegado al asiento que está hecho a la horma de mi culo. Escribo seis días a la semana, entre ocho de la mañana y tres de la tarde. La razón de escribir en ayunas quizá sea la más curiosa por su componente masoquista, bastante curioso. Me gusta sentir cuando escribo una sensación física de cansancio. Nunca he hecho trabajos manuales y mucho menos gimnasia, líbreme Dios, y sin embargo me gusta esa sensación. Para escribir hace falta tener todas las neuronas activas, combinando palabras de forma novedosa, si comes no tienes ese cansancio, si no lo haces a medida que avanza el día te sientes más débil. Esa sensación de debilidad, a medida que avanza el día, hace que se agudicen mis facultades mentales. A medida que estoy más hambriento escribo mejor. Esto puede parecer una estupidez, pero el escritor debe creer en estas estupideces para que su trabajo no sea tan frágil. Desde luego, ese momento en el que dejas de escribir y vas a zampar como una bestia, es uno de los momentos más estupendos del proceso creativo.

 

No suelo tardar mucho en escribir mis novelas, lo máximo que he llegado a tardar con diez meses. En esta última, “El séptimo velo”, de 650 páginas, tardé nueve meses. Lo que sucede es que ese tiempo es de una intensidad salvaje, no solo por la escritura, sino porque también cuando dejas de escribir uno está obsesionado con la vida de la novela y suplanta la vida real. Constantemente tu mente está en la historia, esto es duro para ti y para la gente que te rodea, porque pierdes percepción de la realidad física. Es un trabajo muy absorbente, porque incluso cuando duermes te sigue vampirizando la novela, y esto para mi es lo más duro. Me tiro en un estado de insomnio constante y el cansancio incrementa, al final escribes en estado de sonambulismo. La manera de combatir eso para mí es comer mucho durante el tiempo que no escribo. Me pasa como Robert de Niro cuando hace esos papeles en los que engorda. En cada novela que escribo engordo, y luego no puedo quitarlos, entonces conforme voy escribiendo, voy engordando un poco más.

 

Tengo la suerte de contar con alguien que me transcribe a ordenador mis novelas y luego las corrijo en él. A este trabajo le puedes dedicar mucho tiempo, pero ya no te absorbe, y lo entrego al editor. Entonces me separo de la novela hasta el extremo que pienso que su escritura ha sido un sueño.

La mayor sorpresa es cuando el editor te devuelve las galeradas del libro para que las corrijas. De repente te encuentras con una historia que no piensas que has escrito, pero si lo has hecho. Esta perplejidad de encontrarme con una historia que sé que la he escrito, pero descubro que hay rasgos no enteramente míos, sino de alguien mejor que yo, o que no acabo de descubrir en mi. Es lo que me ha hecho siempre pensar que la creación artística tiene un componente espiritual, por encima de nosotros. Siempre he dicho que si es cierto que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, yo creo que al artista lo hizo aún más.

De manera que esa chispa divina también se pasó al escritor, pintor, creador y al artista. Mientras uno está creando, en aquello hay algo sobrenatural, algo misterioso, ese quod divinum, no sé que divino, que hablaba Horacio en sus poemas. Ese quod  es lo que mantiene encendida la llama de la creación, y esa será la llama en la que uno termine quemándose a medida que pase el tiempo.


Juan Manuel de Prada antes de ofrecer la conferencia

LinkDeja un comentario

Marlango descafeinado en Murcia [Jan. 20th, 2008|09:46 pm]
IKER
[Tags|, , , , , , , ]
[Estoy en... |Murcia]
[Mi estado de ánimo... |indifferentindifferent]
[Escucha mientras leas... |Marlango - Hold me tight]

Leonor Elizabeth Ceballos, más conocida por Leonor Watling , ofreció anoche un concierto con su banda Marlango en el Auditorio Víctor Villegas. Entre [info]lolo_lolo y [info]alvarovidal, que fue quien nos consiguió las entradas, me encontraba yo, asiento diez, fila tres, terraza uno.
Tres cuartas partes del aforo arroparon a los integrantes del grupo, cinco músicos junto a la vocalista. Jazz, blues y poco rock fue lo que ayer se escuchó, con una iluminación y un sonido impecable. Sin embargo la temperatura de la sala era de cero grados, ni frío ni calor, la puesta en escena de la banda dejaba indiferente. El sentido del espectáculo lo escondieron bajo una manta de sobriedad que solo se destapó cuando Alejandro Pelayo soltó alguna gracia, o cuando entraron en acción el batería junto al trompetista Óscar Ybarra.
Más de la mitad de las canciones que sonaron fueron las de su último álbum “
The Electrical Morning ”, el cual no había escuchado entero ni la mitad del público, el cual interrumpió con aplausos en mitad de la canción “Silence (in this area)
”, creyendo que había acabado cuando no era así.
Estuvieron abiertos a propuestas, las peticiones no fueron originales, “
Shake the moon ” y “Once upon a time ”, que no sonó mal en directo. También la versión de “Vete ” de Los Amaya
, que incluyeron en la BSO de "Malas temporadas" , y “Semilla negra ” de Radio Futura , al parecer un clásico repetido en sus recitales.
Cumplieron con mis expectativas, era lo que esperaba, música con mesura sobre el escenario. Como aperitivo si os apetece algún día ver a estos señores, os dejo la canción “Hold me tight ” y el broche final del concierto de anoche.

LinkDeja un comentario

Usted [Jan. 19th, 2008|03:09 pm]
IKER
[Tags|, , , , ]
[Estoy en... |Murcia]
[Mi estado de ánimo... |anxiousanxious]
[Escucha mientras leas... |Los Secretos - El tiempo pasa (algo más)]

Feliz año a tod@s con casi veinte días de retraso. ¿Qué hacer en 2008?, muchas ideas en la cabeza y una de ellas primordial, despegar e irme fuera de Murcia este año.
En noviembre del año pasado cumplí un cuarto de siglo y noto como el tiempo apremia. Muchas cosas que hacer en poco tiempo, tantos sitios por ver y solo poder hacerlo desde el googleearth, trabajar y una tercera parte del día a vivir es el destino de la mayor parte de seres humanos, incluido yo. Mi cumpleaños no solo sirvió para abrirme los ojos, sino un joven de 14 ó 15 años lo hizo la semana pasada. Estaba en la Gran Vía esperando un bus, cuando ese chico se me acercó y me dijo: “Oiga señor, ¿va a coger usted la línea 1?”. En esos momentos un sudor frío recorrió mi cuerpo y titubeando le contesté que no. Quizá exagero, pero realmente no me sentó bien esa palabra de “usted”, y mucho menos la mirada de respeto de ese chaval como si fuera su padre. Soy consciente de que le doy más importancia al hecho de la que tiene, sin embargo estas cosas me sirven para acelerar el ritmo vital y mantener el equilibrio dinámico.

 
Link2 comentarios|Deja un comentario

La Dama del Alba [Dec. 30th, 2007|05:19 pm]
IKER
[Tags|, , , , , ]
[Estoy en... |Murcia]
[Mi estado de ánimo... |impressedimpressed]
[Escucha mientras leas... |A coger el trébole]

El dramaturgo español Alejandro Casona, exiliado en Argentina tras la guerra civil, en 1944 nos regaló la obra teatral “La Dama del Alba”. El pasado 20 de diciembre pude verla representada por un grupo de actores entre los que se encontraba mi padre, que una vez jubilado se ha buscado esta afición. Como su niño, o sea yo, tiene una cámara de video y un trípode, pues se encargó de grabarlo todo. Durante casi dos horas permanecí atento para captar los planos adecuados. Tras maquetar el video me llamó la atención el argumento y decidí visionar una adaptación televisiva de la obra dirigida por Gustavo Pérez Puig. En 1989 y dentro de “Primera función”, que guardaba cierto parecido con los “Estudio 1, también de TVE, se hizo esta representación. En el reparto figuraban Encarna Paso y Antonio Ferrandis, a quienes podemos recordar ocho años antes por “Volver a empezar” y aquella imagen junto a Garci con el oscar. Aunque yo recuerdo a Encarna por verla junto a Héctor Alterio en el “Yo Claudio” del Festival de Teatro de San Javier en 2004.

También podemos distinguir en la La Dama del Alba” televisiva a una jovencísima Yolanda Arestegui en su primer trabajo. Nada más verla la relacioné con su papel de mujer de Emilio Aragón en la serie “Casi Perfectos”, actualmente trabaja en la serie “Gominolas”. El resto de intérpretes fueron Miguel Ayones, gran doblador, Ana Marzoa, Natalia Dicenta y el niño César Lucendo, entre otros.

Como podéis observar abajo, he establecido un paralelismo con imágenes entre ambas representaciones. Sin embargo, os recomiendo que si tenéis ocasión vayáis a verla al teatro, o en su defecto leáis la obra.



 
Link2 comentarios|Deja un comentario

Granada y el romero [Dec. 29th, 2007|01:20 pm]
IKER
[Tags|, , ]
[Estoy en... |Granada]
[Mi estado de ánimo... |contemplativecontemplative]
[Escucha mientras leas... |Los Planetas - El Canto del Bute]

Hace exactamente 10 días estuve en Granada en compañía de[info]alvarovidal . La excusa fue un favor y visitar la ciudad, que no pisaba desde hacía años.
Nuestra tarea fue visitar la residencia Hermanitas de los pobres, en la que residen ancianos solos, en matrimonio o enfermos. Recuerdo a Octavio y su mujer, quienes vivían en dos habitaciones comunicadas y en perfectas condiciones. Como ellos otros muchos, y otros cuentan los días que les quedan. Cuando subimos a la planta de minusválidos pasamos por un salón en el que habían tres ancianos, uno de ellos exclamó: ¡Por qué vienen a visitar a enfermos y a hacer ruido!. En sus palabras había mucha razón, porque si me encuentro mal, estoy tranquilo y de pronto vienen cincuenta jóvenes armando bulla…, como uno de ellos me diera los buenos días, como poco lo mandaba a la mierda: ¡Buenos días serán para ti joven!, no te jode. Lo que más me impactó no fue eso, sino un anciano postrado en una cama, de nombre Manuel Melguizo, el cual fue abandonado por sus hijos en una gasolinera de Barcelona, sin comentarios. Por lo demás debo destacar la amabilidad del personal del centro, en especial de la madre superiora (creo que nos atendió ella), quien a nuestra salida nos agasajó con polvorones.

De la visita a Granada destacaría las tapas y cañas, la calderería, llena de teterías, plaza Einstein, calle Elvira, plaza nueva y poco más nos dio tiempo a ver. Una mezcla de pueblo y ciudad con la que tengo una deuda pendiente, así que pienso volver, aunque no para que me pillen las viejas del romero como podéis observar en este video.



 
LinkDeja un comentario

navigation
[ viewing | most recent entries ]
[ go | earlier ]